La Fed se mantiene sin cambios, pero las divisiones entre los miembros comienzan a notarse

Escrito por Michael Hewson (analista de mercado de CMC Markets UK)

imagen-activa-690x422.jpg

Si la intención del Banco de Japón ayer era debilitar al yen y ayudar a los bancos, su cambio de política ya puede ser visto como parte de un fallo, o de un éxito, siendo el segundo golpe a sus aspiraciones para debilitar su moneda. La Reserva Federal de Estados Unidos decidió hacer lo que ha hecho durante los últimos nueve meses, absolutamente nada, enviando al dólar muy por debajo en todos los ámbitos, y al yen con fuertes alzas.

Como era de esperar, la decisión de la Reserva Federal de Estados Unidos de dejar las tasas sin cambios entre 0.25 % y -0.50 % , no fue una evolución completamente inesperada, debido a algunas fuertes sesiones informativas en las semanas anteriores y posteriores de Jackson Hole, con tres miembros discrepantes a favor de un aumento inmediato de 25 puntos básicos, con nombres propios como, Mester, George, y el jefe de la Fed de Boston Rosengren , que ha sido tradicionalmente uno de los miembros más moderados.
Se había producido una expectativa de que independientemente de cual fuese la decisión de la Fed, no sería unánime, pero parece por ahora que el campo moderado ha ganado en esta ocasión; sin embargo, el aumento en diciembre sigue estando en gran medida sobre la mesa, en una repetición casi idéntica del año pasado, cuando la Fed también se resistió en septiembre sólo para actuar posteriormente en diciembre.
Aunque hay otra reunión en noviembre, la Fed es poco probable que actúe, simplemente porque la reunión concluye 6 días antes de la próxima elección presidencial, que ya actualmente parece estar pesando en la confianza del consumidor, sobre todo teniendo en cuenta lo poco atractivos que son ambos candidatos.

Es probable que esta elección siga siendo el gran elefante en la habitación, en caso de una victoria inesperada de Trump, con toda probabilidad, echaría por tierra cualquier posibilidad de un movimiento en diciembre.
Es de destacar que una nueva línea a la siguiente afirmación ha sido añadida " el aumento en la tasa de fondos federales se ha fortalecido, los jueces del Comité ha decidido por el momento, esperar a ver una prueba más del continuo progreso hacia sus objetivos". Este párrafo parece haber sido añadido para ganar tiempo mientras la Fed intenta dar sentido a la aparente falta de conexión entre un mercado laboral flexible y una economía en desaceleración.

Mientras que el aumento de la disidencia de uno a tres no ha sido inesperado, el tono optimista , junto con la valoración positiva de Janet Yellen de la economía de Estados Unidos no interferiría exactamente con las últimas proyecciones sobre el PIB y la inflación, ambas bajas. El Pronóstico de la Fed sobre el PIB en 2016 bajó de 2% a un 1,8%, mientras que el último pronóstico de inflación bajó hasta el 1,3 %. Esto no interrumpiría exactamente con el rally del banco central para aumentar las tasas.

Aun así el resultado de la noche anterior vio subir las acciones de Estados Unidos, y el Nasdaq alcanzó un nuevo máximo histórico, mientras que el dólar cayó retrocedió, y esto parece que va a traducirse en un comienzo positivo para los mercados europeos esta mañana.

Ahora que hemos dejado atrás la última de las grandes reuniones del banco central hemos aprendido algunas lecciones interesantes.

La acción de ayer del Banco de Japón supone admitir que se cometió un error recortando las tasas a principios de este año, las acciones de ayer fueron un intento para manipular la curva de rendimiento hacia arriba y aliviar la presión sobre el sector bancario.

El rally de las acciones financieras y bancarias parece sugerir que esto podría ser un modelo para el Banco Central Europeo para tratar de abordar los problemas de margen de rentabilidad de los bancos, y que también va a resultar muy difícil hacer mucho más de lo ya lo ha hecho, aunque aún se espera más hasta final de año.

Por último, hemos aprendido que la Reserva Federal está más dividida que nunca y que las autoridades no parecen tener una idea de lo que está sucediendo en la economía de Estados Unidos, sin embargo, la perspectiva de una subida de tipos a finales de año se ha vuelto mucho más probable, la cual en el corto plazo será bueno para los valores financieros.

También vale la pena estar atentos a los discursos del presidente del BCE, Mario Draghi, gobernador del Banco de Inglaterra Mark Carney, y el miembro del MPC externa Kristin Forbes.